María Maldite (CC BY 4.0)
Abril 3, 2018

Nosotras las putas, nosotras

Por Natalia Des Champs en No. 5, Poesía
1 minuto
Se puede ver a la muerte en los ojos de un ratón agónico
en el que comienza lentamente a hacer efecto el veneno,
al igual que en los ojos de una travesti indignada
tras enterarse que le cayó la sombra encima.
El sida nos humaniza, porque nos mata.
La bestia suelta
no habita tras el marrueco mal cerrado,
sino en nuestra costumbre de mirar a los ojos.
Esa es nuestra venganza:
que sientas vergüenza
de ser tú el cobarde
que se calienta pensando en agarrarnos el culo
en chuparnos las tetas
en amarrarnos las manos
y sacarnos los ojos,
mientras nos culpas a nosotras por putas.
Y si lo fuéramos,
¿Qué tiene que ver nuestra vida privada con lo que pasó?

Creative Commons License

¿Qué te pareció?