Warko (CC BY-SA 3.0)
Enero 30, 2018

Derecho

blank Por Manuel Pérez Tapia en No. 5, Poesía
1 minuto
No puede ser tan poderoso en estos días que corren
el ramillete de una linda novia cortada
como el enchape de oro de cierto abogado cualquiera
que por puro azar tomáramos como un golpe de escritorio
lleno del gran vacío dialéctico, entre la inspiración y la muerte.
Y que cortante me parece el insectario de las banderas del mundo.
A los notarios santos se les cuenta con los dedos de una mano.
Usted sabe que duermen, que en sus fojas duerme tranquila
la espada inútil del poder
cometiendo el asesinato o herejía de dar vuelta la cara.
“Usted antes no tenía zapatos, ahora tiene dos pares”
queridos inamovibles hijos del mito, felinos míos en la silla,
nosotros esperando la justicia como una noticia de lejos
me declaro ratón de poca monta, señor magistrado,
aquí, bajo estos dioses sin gravedad y ensayados por el cristiano martillo.
Ángel mío, atavío de trapos negros,
obiter dictum.

Facultad de Derecho. Universidad de Chile.
Diciembre de 2014

Creative Commons License

¿Qué te pareció?