Enero 13, 2018

Facebook huele a libro viejo

blank Entrevistas
4 minutos

Luna, más que todo, lee. Muchas de las personas que tratan con ella no la conocen necesariamente, eso sí, por aquel nombre: en su perfil de Facebook, que hoy por hoy existe bajo el seudónimo de Violeta Krupskaya, comparte casi diariamente material de todo tipo: música, columnas, películas, y más que todo, libros. Libros que Luna hurga, recupera, transa e intercambia en un proyecto que se llama La Barricada Libros: una librería de viejo “ubicada” en Concepción, pero que en realidad funciona solo vía virtual, para todo Chile.

¿Cuántas personas integran La Barricada?

Somos dos: Andrés y yo. Andrés es músico y escritor. Ambos vivimos de La Barricada: no tenemos otro trabajo.

¿Y por qué deciden hacer este proyecto?

La idea de La Barricada nació circunstancialmente: queríamos venir a Conce y necesitábamos juntar plata rápido. Entonces empezamos a reducir nuestra biblioteca. Teníamos alrededor de 1200, 1500 libros en un principio, y los empezamos a vender de a poco. Finalmente, decidimos dedicarnos a eso, porque yo me venía a estudiar acá y era difícil encontrar un trabajo, estabilizarse, cambiarse de ciudad… no resulta un proyecto premeditado, pero sí se transformó en nuestro sustento. Vivimos de los libros, o sea pagamos las cuentas, todo lo pagamos en base a los libros y de a poco empezamos a conocer un poco más el oficio.

***

A pesar de que partimos en Temuco, la mayoría de la gente nos empezó a comprar en Santiago. Nos hicimos el perfil en Facebook y subíamos los libros allí. Nos comenzó a ir bien, así que tuvimos que adoptar la medida de reservar los libros por quince días. Estábamos 15 días en Temuco y luego viajábamos a Santiago a entregar a los metros. La gente igual se asombraba, porque salíamos de Temuco con tremendas maletas llenas de libros… llegábamos a Santiago, tomábamos desayuno y nos poníamos a repartir libros, a buscar libros, ir a las librerías y terminar el día devolviéndonos al sur. Así nos comenzamos a hacer más conocidos en Santiago, y mucha gente de allá se sorprendía al saber que veníamos de Temuco. Nos veían con los tremendos bolsos y no nos creían.

¿Y el nombre?

Empezamos a conversar de lo caro que era comprar libros políticos, y al final el Andrés me dice “oye ¿por qué no le ponemos La Barricada?”. Yo dudé, pero me dijo que además así le daba un carácter revolucionario altiro, ya que nos definimos como marxistas -y en mi caso- feminista.

¿Y por qué te provocaba duda?

Es que tengo mucho prejuicio con la gente de izquierda, porque creo que estudian poco, leen poco, están desvinculados de la literatura, del arte. Yo venía de una experiencia militante, donde la gente no le interesaba tanto la lectura.

Cuando tuve este quiebre nació La Barricada. Respeto mucho la militancia, entonces también era un poco la “barricada” para reivindicar también eso: queremos ser militantes, pero también queremos leer, aprender y estar vinculados al arte. Una de mis criticas también era eso: “¿qué posición puedo tener yo en una organización donde no se desarrollan esos aspectos?” Porque la izquierda es súper débil, tiene un abajismo instalado terrible que dice que la intelectualidad es para la burguesía, y yo creo que hay un mal concepto, una mala posición y eso cala mucho en la gente joven, en la subjetividad de que lo intelectual no es relevante y eso es un error histórico, por ahí partió también.

Entonces la idea era no desvincularse de lo político. Finalmente igual es una venta, no estamos regalando libros; pero con esta idea de democratizar el conocimiento, socializar buenos autores. Nuestra idea siempre ha sido tener libros que no sean tan caros. Nuestro fin no es hacernos millonarios, como pasa con algunos libreros, aunque siempre hay excepciones, no todos caben en el mismo saco.

nogal
Esta entrevista la hicimos en Café Nogal, una constante del equipo. Por la galería de Barros Arana 1010, Concepción.

El libro político está muy sobrevalorado, y nos dimos cuenta que quizá si vendíamos más nos podría ir mejor, pero no era nuestro fin. Subíamos catálogos de política y se vendía altiro. Pero no quisimos dedicarnos sólo a este tipo de texto porque estaríamos separando la literatura de la política. Dijimos “levantemos una librería que dialogue entre una y otra”. Eso es lo que buscamos, no por ser político, política, revolucionario, no vas a poder leer filosofía o literatura: ese es el espíritu.

¿Cómo funciona el feminismo dentro de esta lógica?

Hay mucho libro feminista, pero no hay tanto libro de viejo como para subirlo. Es que no somos una librería que tiene 200 lucas y va a comprar una biblioteca entera y la sube. No tenemos esa capacidad. Nosotros nos damos vuelta, hacemos nuestro sueldo y nos damos vuelta. Se podría decir que no hay utilidades. Adquirimos libro por libro, no compramos cajas de libros, porque a veces aparecen un montón de cosas que no nos interesa. Tenemos nuestros autores y autoras definidas, tenemos un perfil para el catálogo, o sea, hacemos un trabajo de selección uno por uno, no es al azar, todo está seleccionado y es uno a uno. Se recorren ferias, se recorren librerías de viejo y a veces gente nos ofrece por mensaje.

Tenemos una ética también para adquirir libros, mucho criterio para revender los libros y evitar situaciones que nos vinculen con una ética incorrecta.

¿Y cómo llegan a Conce?

En un momento viajábamos mucho a Santiago a entregar libros, pero estábamos acá, entonces con el Andrés dijimos veamos qué pasa. Lo primero que hicimos fue recorrer las librerías de viejo que habían en Conce y las encontramos caras, super malas en el sentido de los títulos que ofrecían. Entonces dijimos “tenemos que darle un giro a esto”, así que le comenzamos a decir a la gente de Santiago que éramos de Conce y así fue como comenzó a llegar más gente penquista a nuestro perfil.

Nosotros lo vemos como un tremendo triunfo porque nos damos cuenta que podemos ser una alternativa en región. Vivimos en San Pedro, y hay gente del barrio igual que nos compra… se establece una relación cercana.

Sigue a La Barricada en su perfil de Facebook, donde constantemente publican cuidadas selecciones de libros a la venta. También les encuentras en Instagram.

¿Qué te pareció?