Juan Ignacio Valdivia (CC BY 2.0)
Enero 1, 2013

Canción de cuna

blank Por Paulina Correa en No. 2, Relatos breves
1 min

Por Paulina Correa.

Corro, me lanzo sobre el parquet brillante, resbalo, paso bajo el borde de la cuna, paso, pasaba, ya no, me atrapa, me arrastra de la pierna, me grita, siento una astilla entrar en mi rodilla, debajo de la cuna veo alejarse a mi oso café, me mira algo angustiado, parece que quiere ayudar.
Siento el roce de sus anillos al golpear sobre mi cara, el rojo de las uñas se asemeja a mariposas de sangre que me rodean, veo su ojos enardecidos, verdes, brillantes, una lluvia de golpes llena el aire, me duele, grito, no hay nadie más, india asquerosa me grita mientras me patea en el piso, mis ojos se derraman sobre la madera, veo el reflejo de la colcha en la poza que crece cada vez más, se va, por fin se va, me duermo acurrucada, me abrazo a la pata de mi cuna, ojalá mi mamá no vuelva más.

Este texto es parte del segundo número de Un Pelo Perdido.

¿Qué te pareció?