Juan Ignacio Valdivia (CC BY-NC-ND 2.0)
Enero 1, 2013

Yo y mi pan con mermelada

Por Filipo Becerra en No. 3, Poesía
2 min

Por Filipo Becerra F.

Dirán
Es una mosca
Solo un bicho y su bulla de mosca
Pero es mucho para nosotros
Yo y mi pan con mermelada
Sobre la mesa de la cocina
Un fastidioso batir de alas
Sobrevolándonos
Pequeño
Aeroplano
Terrorista
Dicen que viven unas horas
No entiendo el chiste
Dios es muy gracioso cuando quiere

Aquí viene
Cae a la mesa
Nos mira
Somos yo y mi pan con mermelada
Entonces vuela hacia nosotros
Enrollo una revista
La espero

Que molestia hacer esto
Pero somos yo y mi pan con mermelada
Se acerca sin miedo
No entiendo el porqué
Da igual
Acá está
Desafiante
Sin temor
A una orilla de la mesa
Siento un poco de asco
Es una mosca
Tan poca cosa
No más que un bicho sobre la mesa
Y la bulla
Su peculiar indiferencia
No consigo entender aquello
La miro
Está quieta
No hace ruido
Ya no la odio
No ahora
Pero somos yo y mi pan con mermelada
No hay opciones ni alternativas
La observo
Levanto el arma
Y llamándola por su nombre
A un instante de acabar con su escueta vida
Le leo sus derechos

Tienes el derecho a morir
A ser una mancha
A ser disuelta en esponja con cloro
A darme asco
A no ser velada
A no ser enterrada
A no ser recordada
Apaciguando mi odio humanista con tu insignificante ofrenda-sacrificio
Pobre y sin astucia
Tú y tus sucias patitas
Tú y tu naturaleza de creación de última hora
Tú y tu nauseabundo estilo de vida obra y muerte
No pueden conmigo
Mi revista
Mi pan con mermelada
Mi…

¡Paff!

¡Mierda!
Nos mira desde una pared
Ahora quieta
Dejo el arma sobre la mesa
Me siento embaucado
Con odio sin usar
Pero en paz
Me quedo quieto
Nuevamente
Somos yo y mi pan con mermelada
Consigo así una primera mordida
Algo de té con boldo
Eso fue todo
Una mascada un sorbo
¡Y la muy puta vuelve al mantel!
Como un proyectil
Nuevamente
La revista
La cojo
Enrollo
Apunto

¡Paff!
¡Paff!

¡Paff!

(Pero qué es un pan con mermelada
Sin una guerra por la soberanía de la especie
Más fuerte)

Levanto el arma
Ahora es una mancha
Una mancha y patas por todos lados
Mancha negra y no más que eso
Punto y plano
Mientras yo vuelvo a mis asuntos
Bebo mi té
Muerdo mi pan
Quieto y en silencio
Degusto la mermelada
Inhalo el olor a boldo entre el vapor del té caliente
Sobre la mesa

Somos yo y mi pan con mermelada
La bulla de dios
Yo y mi pan con mermelada
Una sucia mancha negra
Pringando la faz de la tierra
Somos Yo y mi pan con mermelada
Un cuento sin fábula y poco más
Solo entonces entiendo el chiste
Me acabo el pan
Me bebo el té
Y dios en las alturas Meándose de la risa

Este texto es parte del tercer número de Un Pelo Perdido.

¿Qué te pareció?