.Robert. (CC BY-NC-ND 2.0)
Enero 6, 2014

Viaje en insecto metálico

Por Rodrigo Álvarez Quevedo en No. 4, Poesía
2 min

Una mujer con chaleco morado carga, con sus dedos partidos, pesadas bolsas del
supermercado.
Hay una niña con vestido verde que la mira de reojo y le sonríe.
Se aprestan a viajar.
Escuchan el tintineo desvanecido del presente que se acerca.
La linealidad se desvanece,
Y un hombre con traje termina su último cigarrillo.
Un perro desorientado mueve la cola preguntándose si habrá retribución
consciente a su inconsciencia.
El llanto de una guagua enferma inquieta a su madre.
A su lado, un viejo calmo y sereno voltea la página de su libro,
Con una paz marítima lee los últimos poemas de Vicente Huidobro.
Una curiosa y su pareja miran desde atrás intentando leer y descifrar quién
entretiene al afable octogenario.
De pronto, el cielo se abre y sale un pequeño rayo de sol.
Una libélula baja quiméricamente a besar las manos de la mujer cansada.
Kairós emerge desde el interior de un terrón de barro que bordea la línea de acero.
Todos son encandilados por la promesa de perdurabilidad.
Una niña prueba un pequeño dulce verde,
El enjambre de sabores crea un excitante frenesí.
Un árbol de naranjos crece sembrando una lluvia de ángeles.
Remolinos de néctar limpian y envuelven  los dedos del fumador.
Se abren las puertas y es hora de entrar al purgatorio.
Todos suben al estómago del insecto metálico.
Son devorados como Jonás por la Ballena.
En el interior, hay un músico que canta una canción de Patricio Manns.
Dos enamorados se miran con complicidad
Y un joven escucha con nostalgia la canción que le recuerda  un amor pasado.
Ha llegado una nueva era  y otro músico es devorado,
Escucha con atención y acompaña a la guitarra con una percusión improvisada.
Golpea con sus palmas la cintura de la guitarra,
Como esos galopes florecientes y coloridos que se ven en la nieve,
Allá arriba, en la cordillera.
Una mujer escucha desconcertada, como un guitarrón violeta sin cuerdas.
Los cavernosos ojos del viejo se cuadran con la música,
Disminuido ante el eco repetitivo que retumba hasta las lágrimas.
El llanto de la guagua desaparece entrelazándose con cada acorde.
La potencial abstracción hace que todos sean zamarreados por olas distintas
Pero el aire llena los pulmones de cada uno de ellos.
Todos pueden ver el mar mientras experimentan la condición humana.
Todos pueden ver el mar desde el tren de Valparaíso.
Yo lo contemplo mientras voy sentado al final del vagón.

¿Qué te pareció?