Fernanda Burgos Reiman (CC BY-NC 2.0)
Diciembre 31, 2012

Ñiummmmprrfrfrmuchotatatatattañañañañruidotrltrltrhghfkkkpptp

Por José Barra en No. 3, Poesía
1 min

Imagínate
una  noche  de  día  miércoles
tranquila
serena
callada
CUANDO  DE  REPENTE
a  tu  vecino  se  le  ocurre
hacer  una  tocata
con  bandas  de  niños  amurrados
una  canción  con  solo  de  bocinas
y  cierran  la  jornada
“maestros  de  la  contru’s  lonely  hearts
                                                          club  band”.

con  la  lluvia  poca,
un  kilómetro  y  medio
de  taco  en  la  avenida,
cuatrocientos  veintitrés
bocinazos  por  minuto,
quinientos  cuatro  chicles
pegados  en  la  vereda,
doscientas  treinta  y  ocho
parejas  de  la  mano,
doscientas  treinta  y  ocho
parejas  disparejas,
treinta  y  tres  mil  cuatrocientas  veinte
personas  con  terno,
treinta  y  tres  mil  cuatrocientas  veinte
personas  no  contentas.

Santiago  de  Chile  no  es  Chile,
Chile  no  es  Inglaterra,
Inglaterra  no  es  el  centro  del  mundo
y  el  mundo…  bueno,
el  mundo  es  nuestra  culpa.

¿Qué te pareció?