Rodrigo Tejeda (CC BY-NC-ND 2.0)
Enero 1, 2013

El último puerto olvidado

Por Rodrigo Muñoz en No. 3, Poesía
1 min

Por Rodrigo Muñoz.

Entre túmulos sinuosos e inmortales
como olas que susurran mil lamentos
al amparo de los bosques desolados
y alejado por completo del tiempo,
frio y silencioso yace entre penumbras
el ultimo puerto olvidado,
el ultimo puerto sin vida,
destino de barcas errantes,
castigo de almas vacías
rodeada por sombras inmundas
impuestas de cruenta agonía.

El leve susurro del viento
plantea una atmosfera incierta.
la húmeda briza siniestra
complementa los llantos eternos
audibles en todas direcciones,
incitándome a seguir.

Negras barcas encalladas en la orilla
decoran aquel lúgubre paisaje deprimente.
El último puerto se acerca.
Su olor nauseabundo es latente.
Pestilente como el aire de los páramos malditos
bajo el averno infinito de colinas crepitantes.
Espeluznantes y escabrosas son las aguas que la
cubren.
insaciables y celosas sus mareas insalubres
que de vida y de belleza se han vaciado por completo,
devoradas por el eco de las almas sin consuelo.
Solo el llanto y escarmiento
han mantenido aquel torrente.
Solo de muerte y agonía
permanecen aun ancladas,
Estas maderas olvidadas,
Tumba de viejos navegantes
que un día atracaron ignorantes
ante los brazos de la nada.

Este texto es parte del tercer número de Un Pelo Perdido.

¿Qué te pareció?