Junio 18, 2012

Cuando las palomas del parque preguntan por mi casa

Por Alan González en Poesía
1 min

Cuando las palomas del parque preguntan por mi casa,

los muchachos de la esquina las engañan con falsas promesas,

les piden algunas monedas y se vuelven a sus andanzas.

Entonces las palomas se pasan la vida tratando de sorprendernos,

de ocultarse entre los escombros de nuestras grandes ciudades,

para crearnos así universos de puras centinelas.

Cuando las palomas del parque se animan a pasar de largo,

algunos muñequitos las detienen, y les piden, que bailen para ellos,

y se entornan y se mueven y se balancean, y se quedan quietas,

esperando otra orden para volver al contorneo.

Cuando los muchachos de la esquina preguntan por mí,

las palomas de los techos los engañan,

les piden algunas galletitas y vuelven a sus moradas.

Entonces los muchachos se pasan el día temiendo sorprendernos,

andando de puntillas para no despertar nuestras sospechas,

huyendo de los riesgos y las leves ventoleras.

Cuando los muchachos de la calle se detienen por apuro,

y clausuran sus intentos de robarnos la alegría,

entonces todo es incierto, por un solo instante,

el instante que dura su infantil fantasía.

1 comentario
  1. Effy Julio 8, 2012

    flo te amo

    inicie aquí la dialéctica hegeliana

¿Qué te pareció?