Leo Prieto (CC BY-NC-ND 2.0)
Agosto 15, 2012

Alacrán

Por Δ Γ Γ Θ β Δ en No. 2, Poesía
1 min

Por Francisco Valenzuela.

terminaciones arenosas
rejas de desiertos atardecidos
un ánima de la muerte enroscada
dos picos de cuervo que florecen

el espanto
el instinto
amoldan mi sangre
calculan la distancia
todo miedo parásito
alojado en mi espalda
lo regalo en dos o tres cuchillazos
capas óseas e intestinos brillan
se esparcen en el muro observan en el alto
como mis simios pulgares
sudan su instinto
entre carcajadas
rascan la vergüenza pero al razonar su victoria
recobran la miseria contemplan su delito

vislumbran las profundidades
más hondas del patetismo el que hasta enaltece la más ínfima caída
rindo honores fúnebres
mordiendo mi lengua
doblando papel higiénico
y oyendo el ruido triste del excusado
más tarde un jocoso espanto
enciende mis vellos
en mi palma se levanta el arma el rey aguijón que una vez más
apunta directo a mis venas
es la última reacción insólita de las terminaciones nerviosas
de un cuerpo desecho que aún muerto exige venganza

¿Qué te pareció?