srgpicker (CC BY 2.0)
Junio 10, 2012

Casus belli

Por Ricardo Farrugia en No. 1, Relatos breves
1 min

Por Ricardo Farrugia.

La diplomacia se había extraviado en alguno de los tantos papeles grises que comprometían a las naciones; y de facto la guerra estaba en el umbral de las fronteras con su acecho de muerte, se acuartelaban soldados, carros de guerra, aeronaves y artilleros, todo listo para la persecución de la vida y sus colores. Se acondicionaron los fusiles con pólvoras, gritos de niños y desgarros del alma, aún en el silencio el metal vibraba como anunciándose, los fusiles con sus ojos grises no desfijaron su puntería solo se oyó el ¡BAM! Y sopló el acero con la resonancia de mil disparos, tú no pensaste, jamás lo hiciste, ni siquiera dudaste en disparar, tu voz cayó como los abismos caen en los precipicios y estalló la guerra: ¡Quiero el divorcio!

Este texto es parte del primer número de Un Pelo Perdido.

¿Qué te pareció?