Enero 31, 2017

Conversaciones sobre un manifiesto: umak

blank Por Cristóbal Araneda en Entrevistas
4 min

umak es la primera protagonista de una serie de reseñas que publicaremos este verano sobre las bellas personas que han ilustrado (y siguen ilustrando) el manifiesto. Nos habla en esta breve conversación de sus dibujos, pero mediante caminos como los espacios, la biografía y los recuerdos. Nos dejó también unos temitas que compilamos en una playlist de Spotify, para acompañar la lectura.

¿Cómo va todo por allá?

¡Mucho calor! Así no se puede vivir, pero el primer piso de la casa es fresquito así que todos bajamos. ¿Y tú?

Algo recogido del mundo, con el ánimo un tanto otoñal, así que no estoy muy al ritmo del exterior. 

Que poético… Me gusta cuando la gente habla de su verdad, yo hace poquito tiempo que me acostumbré a hacerlo… solía “eufemizar” mucho las situaciones. Oye, pero si estás otoñal, es porque esperas un invierno, ¿no?

Puede ser, pero no necesariamente por lo triste. Por los recuerdos de niño, como soy de Conce… la lluvia es como un retorno al hogar. Además suele ser en invierno cuando se ponen a prueba, creo, las relaciones humanas, y por lo mismo también se levantan las relaciones más lindas en esos meses…

Que choro eso de considerar tus relaciones… es como una limpieza finalmente, que te lleva a lo esencial o a las cosas que te mueven. Pasa que un invierno me vi en medio de una tempestad, no sabía como salir de ella hasta que entendí que no se sale sino que se artraviesa. ¡Artraviesa! Es un verdadero arte.

¿Crees que hay algo de tus dibujos que refleje eso que dices? Eso de artravesar momentos…

Wau, sí, parte de eso he venido aprendiendo este ultimo tiempo. Una vez escribí que “al igual que las flores que son la coronación de un crecimiento, de una lucha de fuerzas; es el arte.”

la librélula

Claro que sí. Igual siento que tu trabajo explora formas, colores, texturas en sí mismas, no busca necesariamente ser un “reflejo de la realidad” per se, no hay edificios, caras, objetos… Quizá trazos así son los que pueden expresar de mejor forma esa “lucha de fuerzas”, ¿no?

Es un trabajo en muchos planos, porque no es solo el ámbito compositivo en el que te vas fijando. Entre cada trazo, línea o mezcla de color, se filtran un montón de pensamientos… es como ir revisándolos en orden, pero a la vez jugando con la materialidad que tienes en frente… y en cuanto al reflejo de la realidad, siempre me ha pasado que imagino este tipo de formas fluidas y vaporosas, por lo que ha sido como un encontrarse en casa, trabajando por hacer ver esa casa en el plano tierra.

Hace unos días me puse a leer acerca del arte en el paleolítico y me llamó mucho la atención que las personas creían que al dibujar un animal cazado, éste iba a ser cazado en la realidad. Creo que de una forma inconsciente el ser humano ha ido develando el verdadero significado de las imágenes y como las usamos a modo de creencia.

Claro, finalmente el arte se va volviendo nuestra más valiosa herramienta para explorar nuevas posibilidades de realidad, y por tanto de conciencia.

¡Así es!

Siento que lo mismo pasa con la música, o con las palabras… Marc Augé dice en un libro muy bonito que se llama El viajero subterráneo: “Cada uno de nosotros tiene sus propios puntos de referencia, su propio pasado, tan diferente como puede serlo nuestro propio presente. Como esos navegantes solitarios a quienes la amplitud del mar oculta unos a otros, pero a quienes la radio informa que están a la cabeza de la regata, nosotros sólo nos sentimos próximos en la palabra de los demás. El pasado que compartimos es una abstracción y en el mejor de los casos una construcción.” El hogar en las palabras, ni más ni menos.

¡Sí! Sabes que cuando estaba pensando en el poder que las imágenes tienen como sistema de creencia, salté a la música y me pasó exactamente lo mismo. Entiendo que el hogar en las palabras también se puede llevar a que confirmas tu realidad a través de lo que dices que eres. Como la imagen que puede aumentar o disminuir una verdad, también puede lo mismo la sonoridad; increíble como estos dos aliados nos pueden hacer creer cosas.

‘Manifiesto’, por umak. Versión alternativa clickeando en la imagen.

Es que al final, como vivimos en tiempos tan relacionales, en los que somos en función-de-un-otro siempre, entonces las palabras son la herramienta más poderosa, el lenguaje… y bueno, el arte es lenguaje. Estaba pensando que en el dibujo que hiciste para el manifiesto, aparecen personas, pero revisando tu Facebook no ví más así…

Ahh, es que esos eran más de la variante ilustración. Como una vez te contaba, nacieron a traves de los escritos que iba haciendo y que al dibujarlos me daban la sensacion de acabar con esa idea; no como eliminándola de la cabeza, sino que resolviéndola. Como haber hecho la tarea, jaja.

¿Cuántas veces tendré que morir para nacer luego?

Ahh, ¿y eso es diferente a como trabajaste el dibujo del manifiesto?

Sí, porque era un encargo a partir de un texto, pero igual tuve que hacer el ejercicio de meterme en la idea y sacar un resumen. Llevándolo a una imagen, que es lenguaje, como decíamos.

¿Cómo te preparai cuando vai a comenzar a dibujar?

No me preparo o creo no prepararme… a veces pongo música pero eso es cuando ya estoy en la mitad de un trabajo. Creo que no la pienso mucho, y eso es lo que me agrada. Aunque es algo contradictorio, porque diferencio dibujos de ilustraciones, y en el caso de las ilustraciones (como las que están en Facebook), sí las pienso, pero en el momento, no antes de hacerlas. Es extraño.

Oye, fue muy bacán hablar. Muchas gracias por tu tiempo y por compartir tu trabajo con nosotrs. Para terminar, una última pregunta de rigor: ¿estás leyendo algo ahora?

Historia social de la literatura y el arte, de Arnold Hauser.

***

Encuentra más del trabajo de umak en su Instagram. También puedes seguirla en su Facebook.

1 comentario
  1. Michelle Delaigue Febrero 1, 2017

    Hermosas palabras de una mujer brillante, sus dibujos son la pureza misma, dilatada en nuestras vidas, son como un pastel, que dan ganas de comer, mi admiración y felicitaciones para ella.

    inicie aquí la dialéctica hegeliana

¿Qué te pareció?